Datingpagina com

Cuando escucho la voz de Spock abrió los ojos sorprendida ¿que demonios hacía allí?

Carraspeó para levantarse de la cama echándose una manta sobre los hombro y abrió la puerta encontrándose con él cara a cara — Estoy horrible — Comentó con voz nasal debido a la cantidad de mocos que inundaba su cerebro, suspiró y dejo la puerta abierta, que la viera con los ojos hinchados, sin dormir, despeinada y con una camiseta vieja a modo de pijama.— ¿Qué haces aquí?

podían ayudarse mutuamente aunque tenía que reconocer que el vulcano no pedía demasiada ayuda, suponía que era su orgullo que sin duda esta vez había dejado de lado por unas horas. Además si no fuera por tu ayuda estaría durmiendo en la calle, sin duda en ese término, tú sofá es más cómodo — Bromeó acariciando con una de sus manos la suave tela de la manta, la misma que ya había usado con anterioridad para dormir en ese mismo salón — Buenas noches Spock y descansa tranquilo no me moveré de aquí — Nyota esperó a escuchar la puerta del dormitorio cerrarse, soltó una gran bocanada de aire.

Había estado a punto de pedirle que se quedara más tiempo con ella, pero lo veía innecesario a los ojos de su amigo, se dispuso a cambiarse con la ropa que había dejado allí y sonrió, tanto la camiseta como los pantalones le sobraban por todos lados así que optó por usar solo la camiseta, que le llegaba a la altura de sus rodillas una vez tumbada y arropada con la manta tomó la reina entre sus manos y la alzo sonriente, desde luego no hacía falta salir ni de la Academia ni del apartamento de Spock para pasar un buen rato con él.

datingpagina com-43

Después del desayuno que consistió en un par de tostadas con mantequilla y mermelada, Nyota terminó por arreglarse un poco en el baño, no quería irse pero debía volver a la Academia par al menos darse una ducha y cambiarse de ropa — Entonces... Si me necesitas, tendré el comunicador operativo — Hizo una mueca, había sido un fallo dejarlo con la batería tan baja, pero no volvería a repetirse — Llámame si quieres mañana o luego.

Y Gaila tenía mucha razón, Uhura suspiró dentro de su cama y muy a su pesar le dio su comunicador, por un día que faltara a clases no ocurriría nada, también había dejado todo dispuesto para que no tuviera ningún problema durante la semana, cuando la orión se marchó a clases - cosa que Uhura dudo en creces - se arropo con las mantas en la cabeza, odiaba estar enferma, tener los pies helados pero la frente ardiendo, o tener en la cabeza un taladro que no le dejaba dormir más de hora y media seguidas.

Su cómoda estaba con algunos pañuelos usados y un par de botellas usadas, una taza de té vacía, una vela apagada y unos botes de medicamentos, se movió tosiendo y sujetándose el costado para intentar calmar los calambre, se puso una mano en la frente y resopló, el dolor constante no la dejaba descansar tranquila y eso le alteraba.

Over een bepaald onderwerp zijn door ons (alleen) de meest bruikbare websites voor u geselecteerd en vervolgens gesorteerd op alfabet.

Deze site kan daarmee worden gezien als een alternatieve startpagina, die kan worden gebruikt om op deze specifieke wijze te zoeken naar bepaalde sites.

Leave a Reply